Test de idoneidad [MiFID] – Perfil de riesgo del inversor

Test de idoneidad [MiFID] – Perfil de riesgo del inversor

Tanto si eres un profesional del mundo de las finanzas como si estás pensando en invertir, debes saber en qué consiste el Test de idoneidad y por qué es tan importante.

A partir de la entrada en vigor de la normativa MiFID en 2008 (actualizada en 2018 a MiFID II), se establecieron una serie de regulaciones que abarcan a todos los mercados financieros de la Unión Europea con el objetivo principal de asegurar una transparencia informativa y ofrecer una protección a los inversores.

Para poder asegurar una óptima protección del inversor, la normativa MiFID establece la necesidad de clasificar los diferentes perfiles de clientes que existen: dividiéndolos en dos grandes grupos:

  1. Clientes profesionales: todos aquellos que tengan la experiencia y conocimientos suficientes como para tomar sus propias decisiones respecto a las inversiones, así como para valorar los riesgos que suponen estas decisiones.
  2. Clientes minoristas:  todos aquellos que no hayan sido designados en la clasificación previa como clientes profesionales. Estos son los clientes que más se benefician de la protección brindada por MiFID, en relación con los servicios y productos de inversión.

Pero, ¿cómo determinamos si el producto que nuestro cliente, profesional o minorista, quiere adquirir, es el adecuado para él? El Test de Idoneidad fue diseñado para cubrir esta necesidad.

 

El Test de Idoneidad: definición, objetivos y tipos de test

Podemos definir el Test de Idoneidad como un cuestionario o test cuya finalidad es evaluar diferentes aspectos sobre el inversor para poder determinar su perfil de riesgo

  • Situación financiera
  • Nivel de formación
  • Conocimientos sobre mercados financieros
  • Experiencia inversora previa
  • Objetivos de la inversión

 

Gracias a los datos recabados con el Test de Idoneidad y Conveniencia, la entidad financiera podrá determinar si el producto de inversión es el adecuado para el cliente. 

Será el área comercial la encargada de realizar los test a los clientes, ya sea presencialmente o por vía telefónica. En el caso de la banca online, el test será incluido en los aplicativos transaccionales relacionados con el proceso de contratación.

Las diferentes entidades financieras han optado por dos formas diferentes de realizar este cuestionario:

  1. Test de Idoneidad individualizado por producto: el inversor interesado tendrá que realizar el cuestionario cada vez que quiera adquirir un producto perteneciente a un grupo diferente de los que haya invertido con anterioridad.
  2. Test de Idoneidad único: el inversor en este caso deberá realizar un solo cuestionario que abarcará todos los productos de la entidad y, en base al resultado, se determinará qué productos son adecuados para el cliente.

Recertify MiFID

 

Resultados del Test de Idoneidad

Una vez el inversor supera el Test de Idoneidad o conveniencia, obtiene un resultado indicativo del grado de adecuación que el producto que quiere adquirir es para él. Sólo existen dos tipos de resultados:

  • Favorable: el producto será considerado conveniente para el inversor y automáticamente se procederá a su ejecución.
  • No favorable: será obligatorio comunicarle al inversor que el resultado del test ha sido “no favorable” y advertirle sobre las contraindicaciones de que continúe con la ejecución de la operación. Sin embargo, la decisión final recae totalmente sobre el inversor. La entidad financiera deberá asegurarse de, en el caso de que se trate de un producto muy complejo, hacerle llegar un manuscrito con las advertencias y riesgos adscritos a la ejecución de esta operación.

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on xing
Share on telegram