Warrants: qué son, tipos y operativa

Warrants: qué son, tipos y operativa

¿Sabías que los warrants estaban considerados un instrumento negociable exótico y de última generación?Poco a poco, con el paso de los años, estos se han ido convirtiendo en instrumentos cada vez más conocidos dentro de los mercados financieros.

Durante los 80, la comercialización de los warrants se extendió por países como Francia, Italia o Alemania y, de esta manera, acabaron aterrizando en España en 1989. Este tipo de instrumentos financieros se caracteriza por contar con un papel muy activo y muchas veces de gran importancia en las bolsas a nivel nacional.

Los warrants son instrumentos financieros cotizados en una bolsa de valores pero, a diferencia de otros productos, su tratamiento es el de un valor mobiliario. En este post de W&K Financial EdTech te damos todas las claves para que entiendas mejor el concepto de “warrant” en finanzas.

New call-to-action

Qué son los Warrants

Los warrants son “productos financieros derivados: en concreto son opciones negociables en forma de título valor que ofrecen a su propietario el derecho, pero no la obligación, a comprar (warrant call) o vender (warrant put) una cantidad determinada de activo (activo subyacente) a un precio fijo durante un periodo de tiempo, a cambio del pago de una cantidad de dinero”.

La determinación del precio de los warrants es transparente, es decir, al ser una opción titulizada está formado por un valor negociable, que cuenta con una cotización oficial y que ha sido negociado en un mercado organizado.

Es el emisor el que dictamina las características de los warrants, siendo este el que elige aquel que se ajusta más a su perfil, siempre teniendo en cuenta las expectativas del mercado financiero. Algunas de las características más destacables de los warrants son:

  • No se pueden vender si no se han comprado previamente. Aunque son 100% negociables, se pueden comprar y vender tantas veces como queramos, obteniendo así un beneficio o pérdida.
  • Al tratarse de un producto derivado, un warrant deriva de otro activo, el que se conoce como activo subyacente: divisas, obligaciones, acciones, índices, etc.
  • Cuando compramos un warrant estamos obteniendo un derecho, y no una obligación, a comprar o vender el activo subyacente.
  • Se denomina como “prima” al importe que se paga por un warrant: esto es lo que cuesta adquirir el derecho a la compraventa del activo subyacente.
  • La prima también es el precio de derecho, es decir, lo que se paga para adquirir el derecho a comprar o vender el activo subyacente.

 

Tipos de Warrants que existen

Dentro de la clasificación de los tipos de warrant que existen podemos encontrarnos los warrants principales (call y put) y los warrants que hacen referencia al plazo que tenemos para ejecutarlos (americano y europeo).

Warrant tipo Call

Cuando un inversor adquiere o compra este tipo de warrant, lo que está es adquiriendo un derecho para comprar una cantidad del activo subyacente a un precio fijo en cualquier momento y siempre hasta la fecha de vencimiento (warrant americano) o solo hasta la fecha de vencimiento (warrant europeo).

Warrant tipo Put

En este caso concreto, el inversor obtiene el derecho a vender una cantidad de ese activo subyacente a un precio fijo hasta la fecha de vencimiento, si es un warrant americano, o en la fecha de vencimiento, si es un warrant europeo.

Warrant americano

Los warrants americanos se caracterizan porque pueden ejercitarse en cualquier momento hasta la fecha de vencimiento que previamente se ha establecido. Por ejemplo: si el plazo de vencimiento es de tres meses, antes de que finalicen esos tres meses podemos ejecutar la acción.

Warrant europeo

A diferencia del warrant americano, el europeo sólo se puede llevar a cabo en la fecha de vencimiento. Siguiendo el ejemplo anterior, hasta pasados los tres meses no podemos ejecutarlo.

 

Cómo funcionan los Warrants

Como ya hemos explicado anteriormente, los warrants son activos subyacentes que son emitidos por un emisor, por lo que nuestras opciones de inversión son: comprar calls o comprar puts.

Pongamos un ejemplo de cómo funcionan los warrants: imaginemos por un momento que compramos a un emisor 2.000 warrants a un precio de 2.500 euros (1,25 euros de prima por cada warrant). Cada warrant me otorga el derecho a comprar acciones de una entidad financiera a un precio de 5 euros dentro de un año. ¿Qué ocurriría si se diesen los siguientes casos?

  1. Que la acción suba por encima de 5 euros, a 7 euros, por ejemplo. Como tengo 2.000 warrants, podré comprar 2.000 acciones de la entidad financiera a 5 euros. Si vendo en ese momento las acciones me darán 14.000 euros, y mis ganancias serán de 4.000 euros. Tendré que deducir lo que me costó la prima (2.500 euros), de tal manera que habré ganado 1.500 euros habiendo invertido únicamente 2.500 euros.
  2. Que la acción esté entre 5 y 6,5 euros. Si compro las acciones a 5 euros, el desembolso será 10.000 euros adquiriendo 2.000 acciones y las podré vender por 13.000 euros. Tendré una pequeña ganancia de 500 euros una vez deducido el coste de la prima que he desembolsado al inicio de la operación.
  3. Que la acción valga 5 euros o menos. Aquí no ejerceremos el derecho del warrant, ya que es más barato comprar la acción directamente en el mercado. En este caso, perderemos los 2.500 euros invertidos en warrants.

Ahora que ya conoces qué son, qué tipos de warrants existen y cómo funcionan, en W&K Financial EdTech, HUB digital de contenidos para asesores financieros, te ofrecemos el Programa Technical Financial Advisor (TFA). Como asesor financiero, esta titulación te permitirá ejercer tus diferentes labores de gestión, asesoramiento y administración estando acreditado y siempre en concordancia con la normativa dictada por MiFID II y la CNMV.

Para más información sobre nuestro programa TFA no dudes en ponerte en contacto con nosotros, ¡te atenderemos encantados!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on xing
Share on telegram

Añadir dirección

España

Inicia sesión en tu cuenta