¿Qué tener en cuenta al contratar un fondo de inversión?

[vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Si quieres invertir dinero, antes de nada debes saber qué son los fondos de inversión y qué ratios de fondos de inversión hay que analizar con criterios totalmente objetivos.

La información que hay disponible acerca de los fondos de inversión es amplia y, en ocasiones, puede llegar a ser confusa. En tus primeras incursiones en el mundo de los fondos de inversión o de las finanzas debes saber en qué consiste la inversión para poder tomar una decisión acerca de cuál te conviene más. Por ello, en este artículo se recopila todo lo necesario para realizar inversiones.

¿Qué son los fondos de inversión?

Los fondos de inversión forman parte del patrimonio sin personalidad jurídica y están divididos en participaciones. Forman parte de lo que se denomina Instituciones de Inversión Colectiva, entre las que se incluyen otras modalidades como pueden ser las Sicav´s. Son vehículos de inversión formados con las aportaciones de capital de distintos ahorradores los cuales ceden la decisión sobre su patrimonio a gestores profesionales.

La inversión se realiza de forma grupal o conjunta con los activos que los gestores estiman oportunos para obtener la mayor rentabilidad posible en base a la estrategia definida previamente.

El fondo puede invertir en una gran variedad de activos como, por ejemplo, derivados, bonos, divisas, acciones o productos no financieros como materias primas o bienes inmuebles. Siempre se ha de respetar la filosofía de la inversión establecida, en la que se determina la distribución de la cartera, y en general no están limitados a una zona geográfica para llevar a cabo dicha inversión.

El perfil de riesgo concretará la exposición de la inversión a una renta variable, que es más arriesgada, o a una fija, que ha sido tradicionalmente más conservadora.

En cualquier caso, es conveniente que comprendas qué es el producto en el que vas a invertir y que no arriesgues tu dinero en caso de desconocerlo.

Tipos de fondos de inversión por los que puedes optar

Hoy en día puedes encontrar multitud de fondos para realizar una inversión. No existe uno que destaque por encima de los demás, al menos no de forma consistente. Y es que cada persona puede tener un punto de referencia diferente y, si para uno es bueno que un fondo sea rentable y volátil, para otro puede serlo si tiene poca volatilidad.

Así pues, en función de la inversión puedes escoger entre los siguientes:

– Fondos de renta fija o variable.

– Fondos globales.

– Fondos monetarios.

– Fondos garantizados.

– Fondos de fondos.

– Fondos mixtos, entre los que puedes diferenciar los moderados, los defensivos, los flexibles y los agresivos.

Un fondo de inversión puede tener diferentes clases en función de sus comisiones, su inversión mínima, sus divisas, etcétera. Los denominados fondos de autor son aquellos en los que los gestores tienen libertad a la hora de decidir las inversiones

Y, por último, hay que destacar los fondos de inversión blendvalue growth, dependiendo de la estrategia de inversión que se escoja.

Comisiones de fondos de inversión

Las comisiones suelen ir asociadas a algunos fondos de inversión, y su único objetivo es remunerar el trabajo del gestor. Estas comisiones pueden ser las siguientes:

– Gestión.

– Suscripción.

– Custodia o depósito.

– Reembolso.

Es importante tenerlas en cuenta para poder dilucidar qué fondo tiene unas comisiones menores y cuál es más conveniente para ti.

Ratios e indicadores para escoger un fondo de inversión

Ahora que ya sabes lo que son los fondos de inversión, debes analizar cuál es tu perfil de inversor y, para eso, has de evaluar el horizonte temporal de la inversión y tu perfil de riesgo. Además, es fundamental analizar también los ratios de los fondos de inversión para poder comparar y saber cuál es el idóneo para ti.

Antes de conocer un poco más los ratios y la forma de calcularlos, hay que saber que existen dos tipos de riesgos:

– Riesgo del fondo de inversión, que es aquel que puede llegar a evitarse si el gestor diversifica o divide el dinero en acciones o títulos para impedir que si, caen algunas de ellas, llegue a caer todo el fondo.

– Riesgo de mercado, contra el cual no se puede luchar. Si cae la bolsa nacional, no se puede evitar.

Por ello, aquí se te presentan los principales indicadores, ratios y datos que descubrirás en las fichas de los fondos de inversión clasificados en medidas de rentabilidad no ajustadas a riesgo, o de rentabilidad simple, y ajustadas a riesgo con los ratios de:

– Ratio de Treynor.

– Ratio de Información.

– Dato Alfa.

– Ratio Alfa de Jensen.

– Ratio de Sharpe.

– Tracking Error.

Ratio de Treynor

Recibe el nombre de la persona que lo formuló en 1965, Jack Lawrence Treynor. Este ratio busca saber la rentabilidad extra que gana un fondo de inversión al mercado de forma cuantitativa.

A mayor ratio, más eficiente será la gestión del fondo.

T = (RC- Rf) / βC

El riesgo de mercado se representa por la βC (beta) de la cartera.

Ratio de Información

Este indicador mide la relación que existe entre la rentabilidad de un fondo sobre su índice de referencia, alfa, y el riesgo que se asume en la gestión cuando se aumenta o reduce el riesgo, tracking error.

Ratio de Información: (Rc- Rb) / Te

La rentabilidad del fondo de inversión es Rc, el benchmark o rentabilidad del índice se representa por Rb y Te corresponde al tracking error.

Este resultado te permite saber cuál es la rentabilidad extra que obtiene el fondo de inversión respecto del benchmark debido al incremento de una unidad de riesgo de dicho índice o tracking error.

Dato Alfa

Es la medida de la labor de un gestor ante un fondo de inversión. Si es positivo, significa que se añade valor a la cartera. A mayor alfa, mayor es la influencia del gestor sobre la rentabilidad del fondo.

α = Rc – Rb

Este valor determina la diferencia de la rentabilidad de la cartera y del benchmark.

Si el resultado es negativo, puede ser porque se han escogido mal los valores o el peso de los mismos en la cesta de acciones que representan el fondo.

Ratio Alfa de Jensen

Este ratio se acuñó por Michael Jensen en 1968 y se utiliza para comparar la rentabilidad obtenida con la esperada.

Cuanto mayor sea el ratio, más habilidades demostrará el gestor en la elección de la cartera de inversión.

Alfa (c) = αc = Rc – Rf – β (Rm- Rf)

Donde Rc será la rentabilidad del fondo; Rf determinará la rentabilidad del activo sin riesgo; Rm hace referencia a la rentabilidad del mercado o al índice bursátil; y el riesgo de mercado se identifica con la letra beta, β.

Si el ratio es superior a cero, eso quiere decir que el gestar da valor al fondo de inversión. Si, en caso contrario, es inferior, quiere decir que no aporta valor, puesto que consigue una menor rentabilidad. Por último, si es igual a cero, tampoco aporta esa rentabilidad.

Ratio de Sharpe

Su denominación procede del Premio Nobel de Economía de 1990, William Forsyth Sharpe y su objetivo es determinar la medida de composición de un fondo de inversión o cartera.

Con esta fórmula se pretende conocer la rentabilidad cuando aumenta el riesgo. A mayor ratio, mejor lo hace el gestor. Se asume riesgo, pero la rentabilidad es elevada.

Se calcula mediante la siguiente fórmula:

S = (RC- Rf) / σC

RC hace referencia a la rentabilidad del fondo, Rf a la rentabilidad del activo sin riesgo y σC es la desviación típica de la cartera, es decir, lo que se aleja de la media.

Ratio de Tracking Error

Este ratio mide la actividad de un gestor de fondos. Es decir, como inversor te interesa conocer cuánto se ha desviado el gestor del índice de referencia. A mayor valor del ratio, más activa será la cartera.

Este ratio se calcula con la siguiente fórmula:

Te= STD (dif (RC- RB))

Identificamos la nomenclatura de la siguiente manera: STD como desviación típica, Rc alude al rendimiento de la cartera, Te es el tracking de error y RB es el índice de referencia

Rentabilidad simple de un fondo de inversión

Dentro de las clasificaciones de los fondos de inversión de rentabilidad que no están ajustadas a riesgo, lo mejor es utilizar la fórmula siguiente, la cual es muy sencilla:

r= (Cn- Co)/ Co

En esta fórmula, r es la rentabilidad esperada, Co es el capital inicial de tu inversión y Cn es el importe actual de tu inversión.

Si quieres obtener esta rentabilidad en tanto por ciento, solo tendrás que multiplicar por 100 el resultado de la división anterior.

El análisis de comparación de ratios de los fondos de inversión es algo que es recomendable que hagas cuando estés valorando la posibilidad de invertir dinero en ellos. Es muy sencillo y te permitirá escoger mejor lo más adecuado para tu cartera. 

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on xing
Share on telegram

Añadir dirección

España

Inicia sesión en tu cuenta