¿Qué es el efecto multiplicador keynesiano?

Antes de hablar sobre el efecto multiplicador keynesiano, si eres asesor financiero deberías saber que tienes la obligación de regular tu situación laboral financiera mediante un marco normativo: MiFID 2. Entra en el enlace e infórmate sobre esta normativa.

El modelo keynesiano de la economía establece la teoría de la existencia de patrones de conducta que tienen un efecto multiplicador del dinero y que se centran en el hecho de la inversión. Es lo que se conoce como el efecto multiplicador Keynesiano, considerado uno de los fundamentos cuando se trata de estudiar la macroeconomía.

Cuáles son los fundamentos de este efecto

Si partimos que la demanda agregada de un país es el total de los bienes y servicios de un país en un determinado nivel de precios, en un determinado periodo de tiempo (es decir, lo mismo que el PIB), podemos considerar a la demanda de inversión como un elemento fundamental para medir tasas de crecimiento económico. Los otros dos componentes relevantes de la demanda agregada son el consumo privado y público y la diferencia entre exportaciones e importaciones.

La base de la teoría Keynesiana se centra en que el incremento del gasto o de la inversión termina provocando un aumento de la producción y de la renta y esta inversión o gasto puede realizarse sin esperar al previo incremento del ahorro. Esto es debido a que el incremento de producción y renta genera, de forma casi inmediata, una liquidez que se convierte en ahorro.

El principio establece que la decisión de inversión de un empresario no solo produce un incremento en su productividad y en su beneficio traducible en renta directa, sino que este efecto se externaliza a través de un incremento de consumos que pone en marcha toda una serie de sumas en cadena sobre otros factores económicos que realmente multiplican en toda la sociedad el efecto de su inversión. 

De esta forma, una decisión individual provoca importantes efectos en la microeconomía y la macroeconomía. Genera más renta y más liquidez que, a su vez, retroalimenta todo el ciclo.

Se puede aplicar a los gobiernos cuando incrementan el gasto público. Sin embargo, este es un modelo que depende de muchos otros factores y no siempre la inversión de un gobierno produce un efecto multiplicador de la productividad, de la riqueza, la disponibilidad de renta o el ahorro. Es necesario aplicar este modelo solo sobre la base de una economía cerrada para estimar correctamente sus resultados.

 

Nueva llamada a la acción

 

Cómo funciona este multiplicador del dinero 

Se utilizan dos ecuaciones para simular el modelo:

Y = C + I + G + A

C = MPCA*(Y-T)

Donde:

Y es la producción total del país.

C es todo lo que consume el sector privado. Para determinarlo se emplea la ecuación C = PCMA * (Y-T) en la que PMCA es la progresión marginal a consumir, Y es la inversión y T son los impuestos, teniendo que ser estos dos últimos valores constantes.I es la inversión.

G, lo que gasta el sector público.

Bajo este modelo, la cifra por la que se multiplica el gasto o inversión, el multiplicador, dependerá, en definitiva, de cómo gasten los diferentes agentes económicos. No será lo mismo que una familia gaste 0,70 de cada euro y destine al ahorro el 0,30 que si cambian estos valores.

 

New call-to-action

 

Pero lo más importante del modelo keynesiano, la conclusión que se debe sacar de este planteamiento multiplicador, es que la inversión provoca que la renta se multiplique tanto como para incrementar la cantidad ahorrada como para que se puedan pagar nuevas inversiones.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on xing
Share on telegram