¿Qué es una inversión financiera sostenible?

Una inversión financiera sostenible  permite a los ayuntamientos mejorar la vida de los vecinos. Y sucede que tras la crisis de los últimos años, muchos de ellos han logrado obtener un superávit en sus finanzas. Descúbrelo en los siguientes párrafos.

¿En qué consisten las inversiones sostenibles?

Se trata de una medida adoptada por el Estado en 2014 a través del Real Decreto-Ley 2/2014. Este permite a los ayuntamientos que hayan logrado un superávit en sus finanzas, y que no superen la máxima deuda permitida, realizar inversiones sostenibles. De esta forma, los ayuntamientos más eficaces pueden gastar ese superávit para diferentes objetivos.

Estas inversiones sostenibles están dirigidas a mejorar tus condiciones de vida como vecino de un municipio. Así, en vez de verse obligados a amortizar sus deudas, los ayuntamientos con mejores resultados de España podrán destinar ese dinero hacia objetivos útiles y ambiciosos.

Sus características

La más destacable es que estas nuevas inversiones deben planificarse a un plazo no inferior a cinco años. Además, los ayuntamientos tienen que realizar un control obligatorio de la inversión, ya que deben demostrar que son financieramente sostenibles. Esto contribuye a limitar, en la medida de lo posible, que el ahorro conseguido tras una buena administración se malgaste.

Junto a ello, otra característica que interesará conocer es que las inversiones han de estar recogidas en una memoria económica. Esta contendrá al detalle los tipos de inversión realizados, su coste, los efectos previstos y las consecuencias a largo plazo. También ha de quedar constancia de qué parte de los beneficios son destinados a ello, siempre evitando romper el equilibrio presupuestario. De no ser sostenible, la inversión estaría más allá de los propósitos y finalidades del Real Decreto-Ley 2/2014.

Los tipos de inversiones que un ayuntamiento tiene permitido realizar no pueden exceder sus competencias. Estas organizaciones cuentan con unas competencias muy claras que están circunscritas a los límites territoriales de la corporación.

Podrán realizar inversiones en mejora de sistemas de transporte públicos, infraestructuras, canales de comunicación, parques públicos y jardines y obras para recuperar zonas o edificios dañados, rehabilitación de edificios de servicio público, pero también en el sistema de alumbrado y de recogida de basuras y acciones que potencien el respeto al medio ambiente. Un carril bici sería una inversión sostenible por ejemplo.

Además, cabe la posibilidad de invertir en el desarrollo de los modelos productivos locales. Esto permite dinamizar los municipios, algo muy necesario en determinadas zonas del país deprimidas económicamente desde hace muchos años. También puede incrementar la eficiencia de las industrias locales. En definitiva, estas inversiones buscan la mejora de los municipios y la vida de sus habitantes.

Conclusiones

La inversión financiera sostenible permite a los ayuntamientos dinamizar sus economías. Desde 2014, los que tengan un superávit en sus finanzas podrán invertirlo en determinadas acciones. Sin duda, una apuesta por la mejora de las condiciones de vida de ciudadanos como tú.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on xing
Share on telegram