La importancia de los criterios Ambientales Sociales y de Gobierno Corporativo (ASG) para nuevos inversores

La sociedad está en pleno proceso de cambio y la tendencia es buscar una mayor sostenibilidad a todos los niveles. Precisamente por eso, los criterios Ambientales Sociales y de Gobierno Corporativo (ASG) han cobrado gran importancia para las empresas.

Hacia una inversión socialmente responsable

A la hora de poner dinero en un negocio, los inversores revisan múltiples factores como el riesgo o el tiempo, pero en los últimos años han surgido nuevos elementos a tener en cuenta.

El inversor actual valora también los criterios ambientales, sociales y de gobierno antes de decidir dónde poner su dinero.

Criterios ambientales

Hacen referencia al respeto y cuidado del medio ambiente por parte de la empresa. Se incluyen en este apartado cuestiones como el tipo de energía utilizada, especialmente las renovables, el destino que se da a los desechos de fabricación y el agotamiento de los recursos naturales o las medias anti-contaminación que se toman.

Criterios sociales

Son las relaciones de la empresa con sus empleados, sus clientes, sus proveedores e incluso con las comunidades en las que opera. Por ejemplo, si promueve el voluntariado de sus trabajadores, si toma medidas para proteger la salud de los empleados o si compra a proveedores locales, el respeto a los derechos de los trabajadores y los derechos humanos y la conciliación laboral y familiar.

Criterios de gobierno corporativo

Están relacionados de forma directa con el liderazgo en la propia empresa y la calidad de la gestión de la misma. La responsabilidad en el gobierno de la organización puede incluir acciones como fomentar la transparencia de la contabilidad, no realizar prácticas ilegales o favorecer los debates entre accionistas para tomar decisiones importantes.

¿Cómo influyen estos factores en la inversión?

Los inversores están cada vez más concienciados de lo importante que es proteger el medio ambiente, dar un trato justo a todos y aplicar buenas prácticas de gestión empresarial. De ahí que estos factores se estén convirtiendo en fundamentales a la hora de decidir si invierten o no en una compañía.

Es extremadamente complicado que una misma empresa tenga un alto nivel de cumplimiento con estos tres criterios de inversión socialmente responsable. Así que al inversor no le queda más remedio que elegir.

Deberá valorar qué es más importante para él en cada momento y en consecuencia apostar por la inversión en aquellas empresas que más respeten el criterio de sostenibilidad elegido.

¿Qué ventajas tiene la inversión basada en criterios Ambientales, Sociales y de Gobierno Corporativo?

La principal ventaja es que es un buen aliciente para que las empresas por fin den el paso de ser socialmente responsables.

Si lo son, no solo mejoran su reputación con respecto a los clientes potenciales de sus productos o servicios, sino que además resultarán más atractivas para los inversores.La inversión socialmente responsable está ganando mucha popularidad. De hecho, importantes compañías de servicios financieros y tecnológicas ya están realizando informes destinados a inversores interesados en los criterios Ambientales Sociales y de Gobierno Corporativo (ASG).

La aplicación de estos criterios está demostrando que contribuye a la mejora de los resultados financieros. La mejora paulatina en la aplicación de criterios ASG contribuye a que los gestores de inversión inviertan en dichas empresas antes de tener el reconocimiento general y por tanto obtener posteriormente una mayor rentabilidad.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on xing
Share on telegram