Inversión en tokens

Los tokens son como fichas virtuales que representan un activo subyacente en el universo del blockchain y las criptomonedas. Se consideran tokens las empresas, los bienes raíces u el oro. Como es el caso de otros activos, se puede invertir en ellos.

Invertir con criterio en criptomonedas

Para explicar mejor en qué consisten los tokens, pongamos un ejemplo: si compras parte de las acciones de Apple te conviertes en propietario de una parte muy pequeña de la compañía, ¿verdad? Pues un token es similar a una parte de las acciones de Apple, pero con muchas más capacidades.

Cuando las empresas estadounidenses lanzaron lo que en el mercado inversor se denomina una ICO (Oferta Inicial de Monedas) de monedas digitales como modelo de negocio, comenzaron lanzando una serie de tokens. Poco después vieron aumentar su valor en función de la fortaleza y la popularidad de la plataforma subyacente. Ese valor en aumento permitió la comercialización de los mismos y su inversión, dando un capital inicial a los fundadores y permitiéndoles ganar dinero en efectivo vendiendo esos tokens. Así fue como comenzó todo.

Este mecanismo de inversión, que es prácticamente una copia del funcionamiento de las IPOs (Oferta Pública Inicial) tradicionales, fue lo que llamó la atención de los reguladores.

Tokens, ¿son legales o solo megatendencias?

Durante el año 2018, el organismo regulador norteamericano indicó que comenzaría a regular los tokens del blockchain como si fueran valores. Esto provocó que muchos expertos comenzaran a hablar de estos productos como una clase de megatendencias que irrumpía en el mercado.

Algunos de los primeros usuarios del blockchain llaman a sus tokens “de utilidad”, es decir, que se utilizan para impulsar ciertas criptomonedas (como es el caso de Ethereum), aunque los titulares no poseen ninguna participación subyacente en la empresa. El principal objetivo de los inversores, en cualquier caso, no es ese, sino que su valor aumente con el tiempo para poder ganar dinero.

Al fin y al cabo, los tokens de seguridad se engloban dentro de lo legal, no de lo técnico, y son considerados como cualquier activo de blockchain que cumpla con los estándares de la SEC (organismo regulador norteamericano) para este tipo de producto. La intención o la tecnología que se use no importa.

Hay que destacar que no todos los tokens son considerados de seguridad o de autenticación, pero sí la mayoría de los que se encuentran en circulación. Y es que prácticamente cada valor lanzado como parte de una ICO es de seguridad. No importa que algunas empresas le pongan el apelativo de “utilidad”, mientras, como hemos dicho, cumplan con las normas de la SEC para los productos de valores regulares. Esto los hace similares en cuanto a legalidad del resto de las acciones del mercado, al menos, en Estados Unidos.

Principales plataformas de token de seguridad

Existen varias compañías que han desarrollado formatos muy competitivos para tokens de seguridad basados en la propiedad, como son el ST-20 de Polymath, el R-Token de Harbor e, incluso, el propio proyecto de token de equidad del Bitcoin Market Journal. Son buenos ejemplos a tener en cuenta a la hora de construir nuevas ofertas de tokens de seguridad (STO) basados en blockchain: convertir bienes inmuebles, metales preciosos u otros productos básicos.

Un aspecto a tener en cuenta es que si intercambias los tokens de blockchain tienes que cumplir también con las regulaciones de valores, es decir, que tendrás que pagar impuestos. Al ser productos de inversión, hay que declarar las ganancias y las pérdidas. Lo mejor es consultar con un experto sobre cómo reflejar esto en la Declaración de la Renta para que luego no haya problemas con Hacienda.

Diferencias entre tokens de seguridad y de utilidad

Cuando hablamos de regulación hay que observar muy atentamente lo que dice el organismo americano, ya que sirve de referente para lo que pueda ocurrir en otros países. Así, la SEC siempre ha cuestionado la legitimidad de los tokens de utilidad. Imagina que estás en un casino y cambias dinero en efectivo por una serie de fichas para poder jugar. Sabes que son valiosas solo dentro de ese espacio y que no tienen ningún valor de reventa significativo en el “mundo real”. Eso es lo que ocurre con el token de utilidad: nos da acceso a una serie de servicios muy limitados y dentro de un contexto. El valor del mismo está (o debería estar) completamente basado en el valor de esos servicios.

El problema con este modelo de negocio es que no es del todo útil. Un token de utilidad puro y duro no es un producto de inversión, sino que solo da acceso a la plataforma y rara vez los usuarios no pueden comprar el acceso directamente, siendo eso mucho más fácil.

Donde sí puedes hallar valor en estas “fichas” es en la reventa externa. Al permitir que los inversores y participantes de la plataforma vendan el token en un mercado abierto, esta puede aumentar su valor, así como los beneficios de sus usuarios y los inversores. Para las plataformas de tokens de utilidad, la capacidad de venderlos con beneficios es el punto central de su modelo de negocio.

Los reguladores americanos han mantenido abierta la posibilidad de utilizar tokens de servicios públicos no titulizados, donde el titular no lo está comprando como una inversión, sino como servicio público. Sin embargo, la SEC aún no considera que el lanzamiento de un producto ICO sea utilizado como una mera mercancía. Así que, el token de utilidad seguirá siendo hipotético.

Dentro de la categoría de los tokens de seguridad están los de equidad. La característica que los define es que les da a los titulares una participación de propiedad (o capital) en la compañía subyacente. Es decir, que funcionan igual que las acciones; cada uno representa un porcentaje de la propiedad de la empresa.

Por su parte, la compañía subyacente normalmente emitirá dividendo que repartirá entre sus socios capitalistas, esto, junto con el valor de la propia empresa, impulsa el precio del token.

¿Tokens de seguridad o criptomonedas?

El presidente de la SEC indicó en su día que las criptomonedas, como Bitcoin o Ethereum no son valores, sino que son mercancías, es decir, lo mismo que el comercio ordinario de divisas, por dos razones:

  1. En primer lugar es por el propósito del activo. La criptomoneda se lanza como un medio de intercambio y, aunque muchos inversores cambian monedas digitales como el bitcoin para obtener ganancias, no es el objetivo principal. Según el representante de SEC, cuando un producto funciona “como un reemplazo de la moneda, la gente determina que no es ninguna garantía de valor”.
  2. En segundo lugar está la naturaleza descentralizada de los proyectos de criptomonedas. Estos activos no son fruto del trabajo enmarcado en un proyecto coherente con fines de lucro, como puede ser una empresa. En cambio, su descentralización los hace mucho más parecidos a los productos básicos impulsados por el mercado.

En resumen, la SEC no considera que el dinero sea un activo titulizado y cree que las criptomonedas, en general, están los suficientemente relacionadas con el dinero tradicional como para evitar su regulación.

Pros y contras de los tokens de seguridad

Tanto los inversores como los desarrolladores comparten dos críticas en torno a este producto.

La primera es que los tokens de seguridad ralentizarán el desarrollo de blockchain. Una de las principales razones por las que el modelo de negocio de ICO tuvo tanto éxito en Estados Unidos en 2017 fue por su agilidad. Los desarrolladores eran capaces de recaudar fondos en unas semanas, a veces incluso en días, antes de anunciar formalmente su proyecto. Hubo poca o ninguna fricción entre los posibles inversores y las nuevas empresas blockchain.

La regularización que va a realizar la autoridad americana con respecto a esto parece que va a acabar con esa agilidad. En España, la CNMV reconoce que estamos ante una materia compleja de legislar, pero lo considera un mecanismo más de financiación especial que es necesario tener bajo una supervisión constante.

Así, considera a los tokens como valores negociables y excluye de esta clasificación a aquellos que no pueden demostrar una relación razonable entre la evolución del negocio o proyecto subyacente y las expectativas de revalorización que hubiera del token.

Otra crítica que lanzan inversores y desarrolladores es que el blockchain es demasiado internacional para poder ser regulado de manera efectiva. Los estadounidenses creen que verán perjudicados sus intereses porque tendrán que cumplir con largos procesos, por lo que los inversores de este país consideran que acabarán trasladando su desarrollo a otra parte, algo que no le conviene al gobierno americano.

Otros criterios de la CNMV con respecto a los token

El fenómeno de las monedas virtuales y la aparición de ICOS ha llevado al organismo regulador español (CNMV) a publicar sus impresiones sobre ellos. Una de las principales es que permite la comercialización de estos productos en nuestro país con los valores de la tecnología blockchain, siempre que se dé al inversor la suficiente información y que se cumplan las regulaciones de los diferentes países. No en todos está regulado este intercambio, pero sí sabemos que en países como Reino Unido, Suiza o Gibraltar ya hay legislación sobre el tema.

Antes nos referíamos a que los tokens son considerado valores negociables en España, con ciertos matices, pero el regulador también hace referencia a otros asuntos importantes, como quién puede tener la custodia y colocación de los tokens, considerados estos como instrumentos financieros.

Así, la CNMV considera que el propio emisor puede hacer esta labor, sin tener que acudir a empresas de inversión intermediarias, quienes solo podrán supervisar el proceso y dar a los inversores la información que necesiten sobre su operación. Ni que decir tiene que esta información tiene que ser imparcial, clara y transparente, donde deben primar los datos sobre los riesgos a los que incurre en inversor, así como las características de todo el proceso.

Por otra parte, al poder ser tratado como un valor negociable en España, los tokens tienen que estar registrados en la tecnología blockchain, aunque también pueden negociarse en el SMN o en el SOC, que son los mercados regulados españoles. En estos casos, deberían estar registrados también en un depositario central de valores y estar representados por anotaciones. El problema es que esto choca con la naturaleza del propio blockchain.

Los mejores tokens de seguridad y cómo invertir

Si estás interesado en comenzar el camino de la inversión en tokens, has de saber que están más que listos para “dominar” blockchain. Entre todos los activos, los más fuertes en términos de ventas y marcas son los siguientes:

Polymath

Esta plataforma ha lanzado su propio token, de nombre POLY, para ayudar a las empresas a desarrollar sus propios tokens. Polymath se ha especializado en tokens de seguridad y ha conseguido ser muy reconocido con una tienda online para aquellas compañías que quieran empezar a dar sus primeros pasos en este universo.

Swarm

El token de esta plataforma no es el que se cotice más alto, pero está atrayendo mucha atención y tiene buenas perspectivas a medio o largo plazo.

Blockchain Capital

Blockchain Capital es una de las primeras empresas que emitió una oferta pública para un token formalmente titulizado. Así, es considerada la firma de capital de riesgo tokenizada por excelencia. Su token, denominado BCAP, lo ha hecho bastante bien, con una capitalización de mercado bastante importante.

Security Token Exchanges

Ante la necesidad de regular acciones de intercambio que manejen valores, se han lanzados proyectos como t.Zero y Equitybase, entre otros, que prometen especializarse en legislación para este tipo de mercado, viendo que la falta de información pronto será un problema para los inversores.

En conclusión

El sector de las criptomonedas avanza en madurez, lo que se traduce en que habrá mucha más inversión y apuestas por parte de las empresas y el sector regulador de los países. Los tokens de seguridad utilizando blockchain son un ejemplo de ello, ya que cada vez son mirados con más interés por los organismos nacionales (incluidos el español). Además, estos productos permitirán a las empresas que no hayan considerado el uso del blockchain que lo tengan en cuenta, creen un token de su negocio y atraigan inversores adicionales.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on xing
Share on telegram